Coronavirus

Los sanatorios se preparan ante posibles casos de coronavirus

Los sanatorios se preparan ante posibles casos de coronavirus

Las noticias se multiplican tan rápido como el nuevo coronavirus. La población local está atenta a las actualizaciones de casos sospechosos y confirmaciones. La mirada está puesta, especialmente, en lo que está ocurriendo fuera de China, el punto de origen del germen. ¿Llegará a la Argentina? Con más de 83.000 casos positivos en el mundo hasta ayer, de ellos 78.824 en China, 2.800 muertos en el gigante asiático y 70 fuera de ese país, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el temor crece. Pero el miedo sólo paraliza. Es por eso que desde Salud nacional y desde los ministerios de cada provincia, las autoridades están intentando llevar tranquilidad a través de información precisa, bajando los niveles de alarma.

Eso mismo sucede en el ámbito privado, un engranaje importante en el sistema de salud, donde en los últimos días se le está prestando especial atención al repaso de los protocolos de manejo de pacientes con sospecha de infección por el nuevo coronavirus (2019-nCov). Una reunión sobre este tema tuvo lugar el jueves en una de las oficinas de Grupo Oroño, una de las instituciones privadas más importantes del interior del país, instalada en Rosario, que tiene un enorme volumen de consultas médicas y de pacientes.

Teniendo en cuenta que de detectarse un potencial paciente —que además de síntomas respiratorios debe haber estado en el exterior, en zonas de circulación del virus— no sería extraño que los primeros casos sospechosos, de ocurrir, se den entre personas usuarias de obras sociales o prepagas.

Convocados por el director del grupo, Roberto Villavicencio, se reunieron Marcelo Suárez Ordóñez, director médico de Grupo Oroño; Javier Escalante, gerente médico del Sanatorio de Niños; Haydee Stroppi, directora médica de ICR; Carlos Lovesio, director médico de Sanatorio Parque; Luciano Lovesio, infectólogo de la misma entidad y Luis Flynn, infectólogo del Sanatorio de Niños. El objetivo fue repasar todas las recomendaciones vinculadas al nuevo coronavirus, intercambiar miradas y opiniones basadas en la experiencias que la institución médica tiene en el tratamiento de enfermedades respiratorias, asegurar los stocks de barbijos, batas, y todos los elementos que son necesarios para un eventual aislamiento de personas con síntomas que hagan sospechar la enfermedad; planificar las nuevas capacitaciones al personal (que en rigor comenzaron el mismo jueves) y estar atentos a las novedades que diariamente les proporciona el Ministerio de Salud, vía on line, como parte integrante de la red de control de enfermedades respiratorias de la Argentina.

Además de tener actualizadas y puestas a punto todas las estrategias, en diálogo con La Capital, los médicos enfatizaron que es necesario llevar tranquilidad a la población. “Lo primero que hay que decir es que se ha creado una patología del miedo respecto de este virus, que no creo que tenga que ver con razones médicas. Si bien es cierto el alto número de contagios, y que estamos frente a un virus nuevo, la mayoría de los fallecidos hasta el momento son personas mayores de 80 años, con patologías previas, que es algo que no se diferencia a lo que la gripe provoca cada año en nuestro medio”.

El infectólogo Fynn comentó que “como todo epidemia no se preanuncia y no se sabe en este momento cuáles serán exactamente los resultados, por eso es fundamental trabajar sobre la marcha, siempre siguiendo los protocolos vigentes y las indicaciones de la OMS y los ministerios nacionales y provinciales de Salud. En la Argentina tenemos algunos beneficios respecto de este coronavirus porque aún estamos en época estival, ubicados en el hemisferio sur y lejos del epicentro del día cero (China). De todos modos, se van sumando otros epicentros, más cercanos”. Consultado sobre si es probable que en el país y particularmente en Rosario se diagnostique algún paciente, Flynn mencionó: “No es raro que tengamos casos”.

Escalante, gerente médico del Sanatorio de Niños, destacó: “Tenemos experiencia en situaciones previas con virus nuevos. Nos pasó en su momento con el H1N1, por ejemplo, y nos hemos preparado para otros coronavirus como el Mers y el Sars, aunque estos dos últimos no generaron casos en la Argentina, finalmente”.

“Eso generó toda una cultura respecto de estas temáticas y una cantidad de mecanismos que ya son propios de las instituciones. Obviamente, cada nueva situación hace que pongamos toda la atención en las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación en lo que hace al manejo de los pacientes, los mecanismos institucionales en relación a limpieza, lavado de manos, tratamientos, posibles aislamientos. Día a día, hora a hora, seguimos vía electrónica todas las indicaciones protocolares que se van generando a nivel ministerial y nosotros las distribuimos a todos nuestros médicos”, dijo Escalante.

El profesional comentó que, además de las habituales tareas de vigilancia, en todos las instituciones que forman parte del grupo, “estamos preparados para cumplir con los pasos adecuados ante una persona con síntomas sospechosos (que son aquellos que tienen manifestaciones respiratorias y que hayan estado en días previos en zona de brote). Seguimos las mismas pautas que en salud pública y tenemos las mismas vías de denuncia de casos en Epidemiología. Debemos cumplir con las notificaciones ante un posible paciente y remitir las muestras al laboratorio autorizado”.

En ese sentido, Lovesio, dijo que ante la sospecha de la enfermedad debe realizarse una detección de laboratorio denominada Filmarray, que permite la búsqueda rápida y precisa de patógenos que provocan infecciones respiratorias, entre ellos los coronavirus. “Si el resultado es negativo para alguno de los coronavirus ya se descarta que esa persona tenga 2019-nCov, pero si es positivo, entonces se manda la muestra al Malbrán para la determinación final”.

En Rosario, dicha muestra se envía a la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud Dr. Carlos Malbrán, a través del laboratorio del Cemar, autorizado a nivel nacional para este fin.

Entrenamiento

En los últimos días, el personal del Grupo Oroño fue convocado a nuevas capacitaciones que refuerzan las que se hacen de manera habitual. Suárez Ordóñez comentó que “se repasaron los protocolos específicos y se distribuyeron en todas las guardias. Todos nos manejamos con las mismas indicaciones y la totalidad del personal recibe la información. Este jueves hicimos una capacitación en Sanatorio Parque de la que participaron las áreas de enfermería, las mucamas, camilleros y también integrantes de laboratorio”.

El médico agregó: “Estamos muy habituados a lo que es el manejo de enfermedades infecciosas, los protocolos de aislamiento. Hay un entrenamiento importante respecto de cómo manejarnos hacia adentro de las entidades y con los pacientes. Como el nuevo coronavirus tiene tanta prensa, de hecho asistimos a un bombardeo mediático de esta situación, hay que manejarse con más cuidado todavía. Queremos llevar seguridad a la población que asiste a nuestro grupo y la seguridad se transmite diciéndole a la gente cómo estamos trabajando y qué vamos a hacer en el caso de que alguna persona con síntomas compatibles y que haya estado en zonas de brote, se presente en alguna de nuestras instituciones”.

Compartir

[viewBag] == viewBag; } ?> ==